Bar Luce Fundaacion Prada

Me gusta Wes Anderson y adentrarme en su universo a través de sus películas, pero nunca lo había hecho tanto que sentí que formaba parte de una de ellas. Esto me sucedió hace cosa de un mes en el café Luce de la Fundación Prada de Milán. Éste ha sido concienzudamente diseñado y decorado por el director de cine norteamericano Wes Anderson.

Decoración del Bar Luce en Milán

En este post hablo de...

La Fundación Prada en Milán

Alejado del centro de la ciudad, en un antiguo edificio abandonado con aire industrial, se encuentra la sede artística de la Fundación Prada. Sí, la firma de ropa de lujo se vuelca, como los italianos pudientes del Renacimiento,  en llevar el arte a los ojos de todo el que pase por delante. Así, en 2015 inauguraron su nuevo espacio proyectado por el arquitecto holandés Rem Koolhaas, premio Pritzker. En él se exponen diferentes colecciones artísticas y exposiciones temporales.

El Café Luce de Wes Anderson en Milán

El elegido para desarrollar el proyecto del café fue el director de cine independiente -ya no ta independiente- Wes Anderson. Los universos plasmados en las películas de éste, son auténticos lugares de ensueño vintage. Enamoran a cualquiera. Moonrise Kingdom, Los Tenenmbaums y Gran Hotel Budapest son algunos de sus trabajos. En éste último, precisamente, cuenta la historia de una joven pastelera, Agatha. La chica trabaja en la pastelería de Herr Mendl y lleva pastelitos perfectamente decorados en cajas color rosa pastel. Estas podrían tener perfectamente su destino en Milán.

tartas en Bar Luce Milan Dulces del Bar Luce

Un café en el Bar Luce

La carta ofrece desayunos o meriendas. Auténticos cafe latte italianos con deliciosos pasteles: croissants rellenos de crema o trozos de tarta que bien podrían haber hecho artesanalmente en Mendl´s, como comentaba antes.

bollo y café en el Café Luce de Milan

No solo eso: no podían faltar helados. Se trata de los helados italianos cremosos con los que a uno se le hace la boca agua. Sabores muy coloridos y afrutados no podían faltar en la oferta en este lugar. Sin duda un viaje a la infancia, sentimiento que Wes Anderson se esfuerza por reforzar en sus trabajos.

Bar Luce es un lugar donde el buen café italiano acompaña a sus perfectos pasteles. Es un lugar con encanto. Está decorado con muebles muy especiales de formica que recuerdan a la Italia de los años 50. No puede pasarse por alto si se visita la Fundación Prada.

Máquinas recreativas y música en Bar Luce

Así, además, uno puede cambiar sus euros por las antiguas liras italianas y poner alguna canción en la máquina. También puede jugar alguna partida en las máquinas especialmente diseñadas para el lugar. Sin duda un universo particular, con encanto ilimitado para cualquiera que lo visite, sea fan o no del director.

maquinas Bar Luce