marycaves.com de ruta por Rennes

Ir a pasar el sábado a Rennes es el plan perfecto si te encuentras en ruta por el Loira o ruta por Bretaña. En mi caso, se terció una escapada de fin de semana a Nantes, ciudad que recorrer en dos días en Francia. Aún así, dediqué parte del sábado a volver a Rennes y pasear por la capital de Bretaña.

Conozco la región de Bretaña, de mis veranos adolescentes en la zona, aprendiendo francés. Pero no conocía Nantes. Además siempre es genial volver y redescubrir la ciudad. En este caso, más de una década después, todo había cambiado.

mercado des lices en rennes

¿Qué hacer en Rennes en un día?

Si estás de ruta por Bretaña o alrededores y quieres ir a Rennes, es mejor que sea sábado, para ver el conocido Marché des Lices. Dicen que es de los más grandes de Francia y merece la pena verlo.

Lugares para visitar en Rennes

También se pueden recorrer las calles y el parque Thabor. Eso sí: no podrás ver el Parlamento, que cierra en fin de semana.

Marché des Lices

No es nada diferente a un mercadillo: hay verduras, encurtidos, flores… No obstante, es muy pintoresco ver a los locales ir al mercado con su cesta o su carro a proveerse para la semana. Como peculiaridad, destacan los puestos de ostras y mariscos típicos de la zona. Es típico de la gastronomía bretona las ostras y la sidra, y esto no podía faltar.

sidaa bretona en Rennes

Ya en el mercado, hay puestos de carnes y de pan. También de comida para llevar, y ¿cuál es la más conocida de Francia? Voilà: los crêpes. Puntualizo que si se trata de la versión salada, allí se llaman Galletes. Se hacen con harina de trigo sarraceno. Hay diferente oferta gastronómica en la zona para probar, no solo Galletes. Si el día acompaña, incluso se puede hacer picnic, algo muy común en Francia.

ostras en marché des lices en rennes panes en marché des lices en rennes

Las calles de Rennes y los edificios medievales

Los emblemáticos edificios y calles medievales, son un clásico de una ruta por Bretaña; y es es que las vigas vistas de madera, sobre edificios con fachadas irregulares, son inconfundibles. Tras el incendio de comienzos del siglo XVIII, muchas se perdieron, pero bastantes se mantienen aún en pie.

Rennes era la capital del ducado, junto con Nantes, y tenía su arzobispado. Perderse por sus calles, dominadas en muchos casos por los jóvenes, ya que es una ciudad con tradición universitaria, es algo imprescindible.

El parlamento de Bretaña

Nunca fue un Parlamento, sino una corte de justicia. Al estilo de Versalles, es una de las joyas turísticas de Bretaña. El edificio sufrió varios incendios: el primero en 1720. El fuego asoló gran parte de la ciudad, de madera, durante varios días. Otro incendio grave sucedió en 1994 durante una manifestación contra las políticas de pesca europeas. Merece la pena verlo por dentro.Yo tuve la ocasión hace años (esto no ha cambiado en la ciudad). Destaco, eso sí, que durante el fin de semana está cerrado.

La catedral de Rennes: Saint Pierre

De fachada neoclásica. Muy sobria, con grandes órganos. Comenzó a construirse poco antes de la Revolución Francesa, por lo que las obras se pararon y no se reanudaron hasta años después. Mientras tanto, Notre Dame de San Melaine de Rennes hizo la labor de procatedral.

El parque Thabor en Rennes (y la Iglesia Saint Melaine)

A un paseo de distancia por la ciudad, se encuentra el Parque Thabor, dedicado a la colina que domina el lago Tiberiades en Israel. Para llegar a él, uno pasa por delante de los distinguidos palacetes de Rennes, que generalmente, hoy son sedes institucionales. El jardín, antiguo huerto de los monjes, pega con Saint Melaine. Éste cuenta con jardines al estilo francés y también al estilo ingles. Destaca también su jardín botánico. Cuando hay bue tiempo, es un buen lugar para visitar y echarse en su verde cesped.

El museo de Bellas Artes de Rennes

El acceso es libre. Si bien es difícil sacar algo de tiempo para ver un museo, teniendo poco tiempo para pasar en la ciudad, merece la pena asomarse. Es, además, una buena opción si el día se pone feo.

La Plaza del Ayuntamiento y la Ópera

Muy cerca de la Plaza de la República, donde se encuentra el Palacio de Comercio, la sede de Correos, se encuentra la Plaza del Ayuntamiento y frente al edificio propio del Ayuntamiento, el de la Ópera. Una amplia plaza con un carrusel clásico, invita a pararse un rato a ser admirada.

Les Champs Libres

En una amplia explanada, junto a los cines, de descubre un gran edificio en forma de cubo, con aire vanguardista, diferente completamente a todo lo visto anteriormente en en paseo por la ciudad. Es un espacio cultural que alberga el Museo de Bretaña, el Espacio de Ciencias y la Biblioteca. Por falta de tiempo no puede descubrirlo en profundidad, pero es un buen lugar por el que pasarse, sobre todo si se va con niños.

Y aquí llega a su fin las recomendaciones para descubrir Rennes en un día. Es una ciudad accesible tanto en tren como en autobús e incluso coche de alquiler en una ruta por Bretaña. Son planes que se pueden hacer perfectamente con niños.